Valoración del Usuario: 3 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella inactivaestrella inactiva
 

El cultivo del camarón está considerado por el estado cubano como una actividad prioritaria que permite lograr el incremento de las exportaciones por su alto valor comercial en el mercado internacional, de allí que el Gobierno estimule las investigaciones sobre la producción de esa especie para mantener una industria sostenible y capaz de generar grandes cosecha y de la máxima calidad.

La Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” en conjunto con la Universidad de Gante, en Bélgica, desarrolla un proyecto denominado Mejora sostenible de la larvicultura del camarón en Cuba, sobre el cual nos actualiza su coordinador por la parte caribeña, el Dr. C. Amilcar Arenal Cruz, profesor de la alta casa agramontina.

“Este proyecto, que pertenece al programa de colaboración con el Consejo Interuniversitario Flamenco (VLIR), tiene como objetivo establecer un profundo trabajo entre ambas instituciones para mejorar la producción de postlarvas en Cuba a través del establecimiento de un laboratorio de diseño, el control de las infecciones en los cultivos, la implementación en centros de desoves y la organización de cursos de capacitación”.

-¿Actualmente ya se observan los beneficios?

-Sí, dos de los profesores de la Universidad de Camagüey, el MSc. Reynaldo González y el Ing. Héctor Cabrera cursaron dos becas
pre-doctorales de tres meses en la Universidad de Gante y también se beneficiará la facultad de Ciencias Agropecuarias por la compra, con 25000 euros, de equipos de laboratorio y capacitación del trabajo con probióticos, lo cual posibilitará proteger las larvas de camarón contra las infecciones bacterianas luminosas y otras enfermedades que afectan la larvicultura.

“También la investigación apoya la formación de los médicos veterinarios del país, fortalece la evaluación de excelencia recibida por la carrera, contribuye a la defensa de dos doctorados e igual número de maestrías, de las cuales saldrán varias publicaciones científicas en revistas electrónicas arbitradas. Hay que resaltar igualmente la participación de diez estudiantes de pregrado cuyo quehacer estará relacionado directamente con las indagaciones teóricas y el trabajo en la práctica.”

-Entidades como el Ministerio de la Industria Alimenticia y los centros de desove del camarón Yaguacam, Cienfuegos, entran al proyecto en calidad de colaboradoras, por lo que los buenos dividendos también llegarán a ellas.

-En efecto. Los centros de desoves de camarón de las regiones centrales y orientales de nuestro país, que agrupan un gran porciento de las postlarvas de camarón emanado en la mayor de las Antillas, tendrán un aumento de la productividad de su ganado y sus ingresos, debido a que sus camaronicultores recibirán larvas con una mejor calidad e inmunológicamente más fuerte y podrán suministrar altos niveles a las Empresas Productoras.

Cuba logró su primer desove artificial en la Universidad de la Habana, en 1970. Desde esa fecha, su cría es destinada al ingreso de divisas al país, con su venta en frontera, hoteles y para la exportación a los mercados asiáticos y europeos, donde se cotiza a 5 600 dólares la tonelada. De allí la importancia que reviste la implementación de proyectos científicos y de colaboración que aseguren la producción del camarón, en los que la academia camagüeyana continua siendo de avanzada.

Texto y fotos: Alexei Nápoles González

Share

Ud. no tiene derechos para comentar.